Histórica fiesta popular por el Bicentenario en toda la Argentina

http://3.bp.blogspot.com/_Obsfun0tZDU/S_3AbpFBk3I/AAAAAAAAUF8/udsMIo0M7i4/s1600/0335971B.jpg
Crédito Foto: AP

Más de seis millones de personas se sumaron a los festejos por los 200 años de la Patria en todo el país. En la Capital, la gente superó todas las expectativas y colmó el Paseo del Bicentenario, el escenario del Obelisco, la Plaza de Mayo y el Teatro Colón. El gran festejo se vivió sin incidentes y contó con la presencia de casi todos los presidentes de Latinoamérica.

La cena de gala en Casa de Gobierno y el recital de Fito Páez en el Paseo del Bicentenario marcaron el cierre de un festejo que superó todas las expectativas de los organizadores y que a partir de hoy pasará a formar parte de los libros de Historia.

A 200 años de la formación de la Primera Junta, los argentinos salieron masivamente a las calles para participar de un festejo que tuvo epicentro en el centro de la ciudad de Buenos Aires, pero también una gran repercusión en la mayoría de las ciudades del interior.

Los festejos oficiales que organizó el Gobierno comenzaron el pasado viernes en las adyacencias del Obelisco en un espacio en donde supieron comulgar shows musicales, stands provinciales, desfiles militares y hasta algún que otro reclamo social.

Una fuerte tormenta que afectó al centro país el pasado domingo amenazó con arruinar los festejos, pero finalmente el sol le ganó a los pronósticos del Servicio Meteorológico y la gran fiesta terminó con un récord absoluto de público.

Según datos divulgados por la Policía, más de seis millones de personas festejaron el Bicentenario en las provincias. Sólo en Capital, más de tres millones pasaron por el centro porteño, en donde la noche con mayor presencia fue la del 25 de mayo.

Los más memoriosos se animaron a comparar la masividad del festejo con las celebraciones mundialistas de 1978 y 1986, y con las movilizaciones de 1983 con el regreso de la democracia.

La reinauguración del Teatro Colón luego de tres años y medio de desencuentros fue un condimento especial para un festejo que tuvo su punto más alto de emoción cuando a las cero horas del martes millones de personas salieron espontáneamente a las calles para cantar el Himno Nacional Argentino.

El fútbol, pasión de multitudes, se "coló" en los festejos con la despedida de la Selección en el Monumental, escenario en el que también se destacaron las presencias de músicos, artistas y fuegos artificiales.

Los presidentes de Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Venezuela, Ecuador y Chile fueron testigos privilegiados del discurso oficial de Cristina Kirchner y de un espectáculo inédito de luces que se realizó en el Cabildo para recorrer 200 años de alegrías y tristezas.

Los líderes del mundo, entre ellos Barack Obama, saludaron al pueblo argentino por el gran festejo y las portadas de los medios internacionales más importantes se hicieron eco de lo que sucedió en las calles de las 23 provincias y en la ciudad de Buenos Aires.

Los monumentos de la Ciudad, los edificios de los tres poderes del Estado, la torre del abandonado Parque de la Ciudad y hasta el Coliseo Romano se vistieron de celeste y blanco para hacerle un guiño a la bicentenaria historia argentina.

Fue un festejo que no le pertenece a un gobierno ni a un sector determinado, sino a 200 años de historia que tuvieron momentos felices y otros no tanto. Ojalá la alegría y el fervor que se vieron en las calles sirvan de puntapié para comenzar a saldar las muchas deudas que aún quedan pendientes, de lo contrario los últimos 73.000 días habrán servido de muy poco.

Fuente: Infobae